Print Friendly, PDF & Email

Desde el comienzo de la pandemia de COVID-19, muchas familias e individuos han necesitado alimentos frescos y saludables. Los bancos de alimentos han visto una mayor necesidad de alimentos en las comunidades de los Estados Unidos y Canadá. El departamento de salud de Washington ha incluido cajas de alimentos en sus kit de cuarentena y aislamiento (North Sound ACH ayuda a coordinar Care Connect en nuestra región). 

Un reciente proyecto piloto en el valle de Skagit quería abordar a familias vulnerables afectadas por la pandemia, al igual que proporcionar alimentos culturalmente apropiados y nutritivos a los trabajadores agrícolas migrantes y a la comunidad Latinx.

Organizado por el Centro de Negocios del Noroeste (NABC, por sus siglas en inglés) en Mount Vernon, el gerente de proyecto Alex Perez se acercó a la Fundación Comunitaria de Skagit y el Centro para los trabajadores del campo de los Servicios Católicos Comunitarios (CSS, por sus siglas en inglés) para poner a prueba este proyecto único de distribución de alimentos en el 2020. North Sound ACH proporcionó recientemente asistencia financiera adicional para apoyar este proyecto, y la tercera distribución se completó en septiembre del 2021. Una distribución adicional organizada por North Sound ACH, NABA y CCS está prevista para noviembre de este año.

“Durante los últimos años a través de nuestro trabajo de alcance, NABC se ha dado cuenta de muchos desafíos, barreras, y oportunidades que enfrentan los miembros de la comunidad Latinx, Hispana e Indígena Mexicanas” Perez dijo en un correo electrónico. “En respuesta a las necesidades urgentes en el acceso a alimentos que han sido exacerbadas por COVID-19, NABC organizó y coordinó con éxito los proyectos de distribución en Skagit County en el 2020. El año pasado se completó una gran cantidad de trabajo preliminar durante estos proyectos piloto y ahora existe una fuerte coalición y un valioso patrimonio establecido.”

NABC y socios comunitarios trabajaron con siete agricultores en el valle de Skagit para seleccionar productos orgánicos para las familias necesitadas los cuales incluyeron: pimientos, chiles, papas, maíz, tomates, y fresas.

Perez compartió, “Una razón por la que este proyecto fue necesario es porque varias familias de trabajadores agrícolas se han visto afectadas desproporcionadamente por la pandemia, ya que muchas no reciben recursos financiados por el gobierno. Este proyecto nos permite cerrar la brecha nutricional en los hogares de trabajadores agrícolas de bajos ingresos, al menos por un momento, ya que los alimentos proporcionados se cultivaron orgánicamente y localmente en el valle de Skagit con un suficiente valor nutricional en la variedad de los productos distribuidos.

“Además, los productos proporcionados provinieron de siete familias agrícolas Latinxs e Indígenas Mexicanas del valle de Skagit y el condado de Whatcom que se han visto afectadas desproporcionadamente por los efectos económicos de la pandemia de COVID-19. Este proyecto les proporciona una sola oportunidad de generar una fuente  de ingresos al comprarles una gran cantidad de sus productos cultivados localmente y orgánicamente a su valor de mercado.

“Por último, hay excelentes programas que también trabajan en abordar las desigualdades de las familias marginadas, como los bancos de alimentos y las colectas de alimentos. Sin embargo, muchos de nosotros no preguntamos ‘¿Se está proporcionando la comida culturalmente apropiada dentro de esta cultura en particular?’ Este proyecto tenía en mente esa pregunta y a las organizaciones que tenían como objetivo garantizar que los productos fueran culturalmente apropiados y aceptados dentro de las culturas, sus cocinas, y sus gustos. En lugar de proporcionar alimentos enlatados llenos de conservadores, nosotros podemos proporcionar productos locales, limpios, orgánicos frescos y ricos en su valor nutricional, y además cultivados por nuestros agricultores locales Latinxs e Indígenas Mexicanos.”

En septiembre, 115 familias recibieron estás cajas de alimentos frescos. “Las reacciones de estas familias han sido fenomenales, preguntaron si estamos haciendo esto todos los meses o todas las semanas. Se sorprenden al ver tantas de las verduras con las que les encanta cocinar para hacer salsas tradicionales, salsas picantes, o sopas,” Perez dijo en un correo electrónico. “Los agricultores participantes también están llenos de alegría con estos proyectos, ¡ya que pueden compartir sus deliciosos productos localmente con mucho orgullo!”

Northwest Agriculture Business Center (NABC) ayuda a los agricultores a establecer nuevas empresas, y ayuda a que los negocios existentes sean más rentables, proporcionando viabilidad empresarial, orientación en la  planificación e implementación, conexiones con mercados, ofrece capital y acceso a otros recursos. 

Este proyecto fue posible gracias a Martha Martínez y Guillermina Bazante de CSS Farmworker Center, quiénes se comunicaron y coordinaron con las familias de trabajadores agrícolas Latinxs, Hispanas, e Indígenas Mexicanas del condado; Alex Perez, Juan Morales, y Daniella Silva del NABC; el equipo de North Sound ACH; y muchos otros.

X